Rosácea y nutrición

Rosácea y nutrición

La rosácea es un problema de piel que tiene raíces profundas. La medicina convencional puede paliar tus síntomas. La nutrición puede cambiarte la salud.

Sobre qué hablo en este artículo

Si a menudo notas que tu rostro se tiñe de un tono rojizo, acompañado de un rubor persistente o la aparición de pequeños vasos sanguíneos a flor de piel y una delicada erupción con bultitos, podrías estar enfrentándote a la rosácea. Esta condición, más que una simple alteración de la piel, representa una afección inflamatoria crónica que se caracteriza principalmente por ese tono rojizo en mejillas y nariz, y no es raro que también haga sentir su presencia en tus ojos. Entender tu piel es el primer paso hacia el cuidado de ella, y reconocer los síntomas de la rosácea es fundamental para manejar esta condición de la manera más efectiva y saludable posible.

La rosácea afecta a un número significativo de personas, que, en cualquier caso, resulta difícil de definir. Es cierto que muestra una prevalencia notable en mujeres, especialmente aquellas de ascendencia europea, aunque son los hombres quienes, cuando la padecen, pueden experimentar manifestaciones más intensas.

Mientras que el camino tradicional para enfrentar la rosácea se centra en aliviar la inflamación, minimizar el enrojecimiento y tratar las lesiones parecidas al acné mediante el uso de medicamentos aplicados directamente sobre la piel o tomados por vía oral, una visión más holística y completa aborda también aquellas raíces profundas que alimentan la inflamación y la respuesta inmunológica detrás de esta condición persistente de la piel. Este enfoque integral no solo busca calmar los síntomas visibles, sino también entender y gestionar los factores subyacentes, como pueden ser las particularidades dietéticas, el estrés y otros desencadenantes ambientales o emocionales, ofreciendo una estrategia de cuidado más personalizada y comprensiva que se alinea con el equilibrio general del cuerpo y la mente.

¿Qué es la rosácea?

La rosácea se define como una condición crónica e inflamatoria de la piel, caracterizada principalmente por un tono rojizo y brotes que se asemejan al acné, ubicados normalmente en las mejillas y ocasionalmente en la nariz. Esta condición suele manifestarse a través de un rubor constante en las mejillas y, conforme avanza, puede llevar a la aparición de pequeños vasos sanguíneos evidentes en la superficie de la piel, conocidos como telangiectasias.

Los brotes de rosácea y su característico enrojecimiento suelen ser desencadenados por factores como los cambios bruscos de temperatura, el consumo de ciertos alimentos o alteraciones hormonales, manifestándose durante semanas o meses antes de remitir por ciertos períodos. La piel afectada por esta condición puede tornarse caliente al tacto y generar sensaciones dolorosas.

Además, en situaciones particulares, la rosácea puede extender sus efectos a los ojos y párpados, ocasionando sequedad, irritación y un notable hinchazón, conocido como rosácea ocular. En casos de rosáceas especialmente intensas y prolongadas, es posible observar un engrosamiento de la piel en la zona nasal, resultando en una apariencia bulbosa de la nariz, una condición conocida como rinofima, que aparece con mayor frecuencia en hombres.

Basándose en sus síntomas y distribución específica, es posible diferenciar la rosácea en cuatro subtipos principales. 

El subtipo 1, conocido como vascular, se caracteriza por zonas de piel rojiza con la presencia de diminutos vasos sanguíneos visibles en el rostro. 

El subtipo 2, o inflamatorio, se distingue por la aparición de bultos rojos y lesiones con pus. 

El subtipo 3, denominado rosácea fimatosa, resulta en un engrosamiento de la piel en la zona de la nariz, dando lugar a un aspecto notablemente bulboso y agrandado. 

Por su parte, el subtipo 4, o rosácea ocular, impacta principalmente en los ojos, generando inflamación tanto en los párpados como en los ojos, sin necesariamente provocar cambios visibles en la piel. Quienes padecen de rosácea frecuentemente experimentan una mezcla de estos subtipos, enfrentándose a variaciones en los síntomas a lo largo de diferentes episodios.

Las posibles causas de la rosácea son objeto de investigación continua y se cree que incluyen una serie de factores que promueven la inflamación y afectan al sistema inmunitario. Alteraciones en el microbioma de la piel y el intestino, anomalías en la comunicación neurovascular y la inflamación persistente son algunos de los elementos que juegan un papel crucial en el desarrollo de esta condición dermatológica.

Factores como el consumo de alimentos picantes o bebidas calientes, el alcohol, especialmente el vino tinto, la exposición a climas extremos o al sol y al viento, el ejercicio físico intenso, las emociones intensas, ciertos medicamentos que expanden los vasos sanguíneos y el uso de productos cosméticos o de cuidado personal irritantes pueden desencadenar los episodios de rosácea.

Además, las personas con un historial familiar de rosácea tienden a tener una mayor predisposición a experimentar esta enfermedad de la piel.

La dermobiota y el equilibrio inmunológico de la piel parecen estar alterados en personas con rosácea. La piel alberga una variedad de microorganismos, incluidas bacterias, hongos y virus, que regulan las respuestas inmunitarias y la inflamación. En la rosácea, parece haber un crecimiento excesivo de ácaros de la piel llamados Demodex folliculorum que viven cerca de los folículos pilosos. Las personas con rosácea pueden tener hipersensibilidad a estos ácaros que contribuyen al sarpullido. Además, los desequilibrios de Cutibacterium acnes, Staphylococcus epidermidis y Bacillus oleronius en la piel parecen influir.

La mayoría de las personas con rosácea similar al acné tienen una respuesta inmune hiperactiva a una bacteria llamada Bacillus oleronius, que provoca inflamación. También se observan niveles elevados de un péptido conocido como catelicidina en la piel del rostro de personas con rosácea, lo que sugiere una respuesta inmune exacerbada. Estas respuestas inmunes anormales parecen conducir a la generación de especies reactivas de oxígeno (ROS) que causan inflamación en la piel.

Además de los desequilibrios en el microbioma y la respuesta inmune de la piel, las personas con rosácea tienen desequilibrios en el microbioma intestinal. También hay evidencia que sugiere que la rosácea está asociada con trastornos inflamatorios gastrointestinales como la infección por Helicobacter pylori, la enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO) y el síndrome del intestino irritable (SII) debido a la interferencia entre la piel y el intestino en el eje intestino-piel.

Pruebas de laboratorio para diagnosticar rosácea

Las pruebas de laboratorio de medicina funcional pueden ayudar a descartar diagnósticos diferenciales y evaluar las causas subyacentes que contribuyen a la rosácea.

Análisis de heces

Las pruebas integrales de heces con GI-MAP pueden proporcionar una evaluación de la microbiota del tracto gastrointestinal y evaluar otros factores intestinales que influyen en los niveles de inflamación en personas con rosácea. 

Esta prueba utiliza tecnología de PCR para detectar y cuantificar el crecimiento de microorganismos que contribuyen a la disbiosis intestinal y la inflamación y proporciona una evaluación de la digestión, la absorción, la inflamación y la función inmune. También puede ser útil cuando se sospecha que la infección por H. pylori contribuye a la rosácea.

Además, se puede evaluar la zonulina para detectar la permeabilidad intestinal o el intestino hiperpermeable que puede contribuir a la inflamación y la desregulación inmune.

Prueba del aliento espirado para SIBO

Los pacientes con rosácea tienen una mayor prevalencia de SIBO, y la recuperación del equilibrio en la microbiota da como resultado una mejora significativa en la erupción cutánea.

Pruebas de micronutrientes

Las pruebas de micronutrientes evalúan los niveles de vitaminas, minerales y otros nutrientes que afectan la salud de la piel. Además, medir los niveles de ácidos grasos con el análisis de ácidos grasos esenciales y metabólicos proporciona información importante sobre los ácidos grasos omega-3 y omega-6 que desempeñan un papel crucial en el mantenimiento de la integridad de la barrera cutánea.

Tratamiento médico actual

El enfoque médico actual de esta condición se centra en medicamentos tópicos y/u orales para reducir los signos y síntomas de la rosácea. 

En algunos casos, la terapia con láser puede ayudar a reducir la apariencia de los vasos sanguíneos visibles, pero tiene posibles efectos secundarios y no es eficaz en la piel pigmentada.

Los medicamentos tópicos como la brimonidina y la oximetazolina ayudan a reducir el enrojecimiento al contraer los vasos sanguíneos, pero deben aplicarse con regularidad. Otros tratamientos tópicos como el ácido azelaico, metronidazol ( e ivermectina  a veces se usan para reducir las lesiones similares al acné.

En casos más graves de rosácea, se añade un antibiótico oral como la doxiciclina o un medicamento oral para el acné como la isotretinoína para reducir las lesiones similares al acné. También se están investigando tratamientos emergentes como los antagonistas de los receptores de vitamina D, ya que la forma activa de la vitamina D (1,25-dihidroxivitamina D3) es un regulador natural del péptido antimicrobiano catelicidina en la piel implicado en la rosácea.

Tratamiento dermonutricional para la rosácea

Mientras que un enfoque convencional tiene como objetivo reducir los síntomas, un enfoque dermonutricional para la rosácea incorpora una visión de la nutrición funcional para descubrir y abordar los factores contribuyentes subyacentes. Reequilibrar la inflamación y la microbiota del intestino y la piel mediante la dieta, el estilo de vida, los suplementos y las terapias integrativas puede ayudar a reducir la inflamación y curar la piel.

Recomendaciones nutricionales

Un enfoque dietético para la rosácea tiene como objetivo eliminar los alimentos desencadenantes comunes y centrarse en muchos alimentos antiinflamatorios ricos en nutrientes para curar y calmar la piel y el intestino.

Los desencadenantes alimentarios comunes incluyen el alcohol, las comidas picantes, los alimentos que contienen cinamaldehído, como los tomates, las frutas cítricas y el chocolate, las bebidas calientes y los alimentos ricos en histamina, como el queso añejo, el vino y las carnes procesadas.

Además de evitar estos alimentos, se debe hacer hincapié en los alimentos ricos en nutrientes que ayudan a curar el intestino y equilibrar la inflamación. Una dieta mediterránea antiinflamatoria se centra en hortalizas y verduras frescas locales y de temporada y evita alimentos procesados, carnes de ganadería intensiva y aditivos, así como alimentos a los que uno es alérgico o sensible. Esta forma de comer puede nutrir la microbiota y equilibrar la inflamación.

Añadir alimentos ricos en prebióticos y probióticos, como los alimentos fermentados, puede restablecer el equilibrio del microbioma intestinal y reducir la inflamación en todo el cuerpo. Los alimentos ricos en probióticos como el chucrut repueblan el intestino con un equilibrio de bacterias, mientras que los prebióticos, incluida la fibra y otros carbohidratos no digeribles, nutren las bacterias probióticas en el intestino para establecer un microbioma intestinal saludable que complementa la restauración de un microbioma cutáneo saludable.

Suplementos y hierbas para la rosácea

Además de una dieta antiinflamatoria para ayudar a restablecer el equilibrio del intestino y la piel y reducir la inflamación que contribuye a la rosácea, los suplementos específicos y las hierbas pueden ayudar a curar la piel y mejorar la calidad de vida.

Ácidos grasos omega-3

Los ácidos grasos subcutáneos desempeñan un papel clave en el mantenimiento de la barrera cutánea. Los pacientes con rosácea papulopustulosa tienen la piel seca y sensible debido a una composición anormal de ácidos grasos sebáceos, incluidos niveles reducidos de ácidos grasos saturados de cadena larga. Complementar las grasas, incluidos los ácidos grasos omega-3, puede ayudar a reducir el enrojecimiento y la inflamación en pacientes con rosácea, especialmente en aquellos con afectación ocular. Para ello puedes consumir pescados azules pequeños y los tan preciados frutos secos y semillas de la dieta mediterránea.

Tratamiento del SIBO a base de hierbas

Los protocolos a base de hierbas para tratar SIBO con una combinación individualizada de hierbas como berberina, orégano, neem y otras también pueden mejorar las lesiones cutáneas en pacientes con rosácea que muestran signos de crecimiento excesivo de bacterias.

Tratamiento de H. Pylori a base de plantas

De manera similar, las tasas de infección por H. pylori aumentan en personas con rosácea, por lo que el tratamiento exitoso de esta infección bacteriana se asocia con una mejora de los síntomas de la rosácea, además de una reducción de los síntomas gastrointestinales relacionados. Los tratamientos botánicos que utilizan berberina, goma de almáciga y polifenoles en curcumina, arándano, ajo, regaliz y brócoli son opciones efectivas para la erradicación de la infección por H. pylori.

Probióticos

Se puede adaptar un régimen de suplementación de probióticos orales a cada individuo en función de los resultados de pruebas exhaustivas de heces, como se analizó anteriormente. Esto también puede ayudar a curar el eje intestino-piel para abordar afecciones de la piel como la rosácea, el acné y el eczema.

Zinc

El zinc desempeña muchas funciones importantes en el mantenimiento de la salud de la piel y el intestino. Los estudios sugieren que la suplementación oral con sulfato de zinc mejora los síntomas de la rosácea sin efectos secundarios significativos. En un estudio doble ciego controlado con placebo, se administraron 100 mg de sulfato de zinc oral tres veces al día durante tres meses.

Probióticos tópicos

Además de los probióticos orales que ayudan a equilibrar el microbioma intestinal, se pueden aplicar probióticos tópicos en la piel para ayudar a restablecer el equilibrio del microbioma cutáneo y regular la inflamación y las respuestas inmunitarias de la piel.

Evita los desencadenantes

Además de evitar los alimentos que pueden desencadenar un brote y que te he comentado más arriba, es importante tratar la piel con suavidad y evitar exfoliaciones fuertes, cosméticos o fragancias irritantes. Elige productos de cuidado personal orgánicos, naturales y sin fragancias. Además, como la luz ultravioleta del Sol puede desencadenar síntomas de rosácea y daño solar, ten cuidado especialmente si estás tratando de recuperarte de un brote, toma precauciones al exponer tu piel al sol y evita la exposición en las horas centrales del día.

Masaje facial

Un suave masaje facial diario puede ayudar a reducir la hinchazón y la inflamación en la rosácea y mejorar el flujo sanguíneo y la circulación para favorecer la curación. Masajea suavemente tu rostro con los dedos con movimientos circulares, comenzando en la parte central del rostro y avanzando hacia las orejas.

Conclusión

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que provoca episodios recurrentes de enrojecimiento facial, enrojecimiento, pústulas y vasos sanguíneos dilatados. Es más común en mujeres mayores de 30 años con piel clara y sensible al sol.

La causa de la rosácea continúa estudiándose, pero los cambios en el microbioma intestinal y de la piel, el sistema neurovascular y las respuestas inmunes influyen. El eje intestino-piel está desequilibrado en los pacientes con rosácea, con un crecimiento excesivo de microorganismos cutáneos comensales como los ácaros Demodex que contribuyen a la desregulación inmune y la inflamación.

¿Tienes rosácea y no sabes por dónde empezar?

Lola Garcia Dermonutricionista

Lola Garcia Dermonutricionista

Lola García es Nutricionista Funcional e Integrativa Ha trabajado durante más de tres años como jefa del equipo de nutrición en Sha Wellness Clinic En la actualidad ayuda a mujeres con eczema (dermatitis), psoriasis, rosácea, lupus y otras enfermedades inflamatorias o autoinmunes de la piel a recuperar una piel sana a través de la alimentación, el estilo de vida y la gestión de las emociones
Piel Sana
5.0
Basado en 67 reseñas.
powered by Google
Lola es muy profesional, amable, cercana y sobretodo clara, se agradece la sensatez y la comprensión cuando se trata de salud, ha sido la primera vez que al hablar de mis eczemas me he sentido entendida, sin duda, seguiremos en contacto.
Valentina BrambillaValentina Brambilla
12:32 19 Mar 23
Lola es una especialista atenta y cariñosa que recomendaría a cualquier persona con un problema de piel que le cueste controlar. Sufro dermatitis atópica desde la infancia y Lola, desde el primer momento, me ha dado consejos específicos para mi caso, indicándome productos y alimentos a preferir y a evitar. Un enfoque integral que no sólo me está permitiendo mejorar mi piel, sino también prestar más atención a mi dieta y a las necesidades de mi cuerpo. Además, siempre está disponible para cualquier duda!!
Saray JaqueteSaray Jaquete
18:05 13 Feb 23
Lola ha sido muy atenta y se ha tomado el tiempo de escuchar mi caso y darme un montón de información práctica y personalizada. Además da muy buenos recursos parare-aprender a llevar una dieta sana y nutritiva, entendiendo los alimentos y las temporadas.El trato con Lola ha sido excelente y muy agradable, 100% recomendable!
Aina SMAina SM
18:53 09 Feb 23
He tenido mi primera consulta con Lola y el trato ha sido excelente, es muy amable y empática. Me ha dado consejos muy útiles para mi caso, y muy bien explicados. Lo recomiendo sin duda. Gracias Lola!
Ornella CalveteOrnella Calvete
10:33 09 Feb 23
Lola fue muy amable, con mucho profesionalismo ha respondido cada una de mis consultas y me ha compartido valioso material para tratar mi psoriasis. Sin dudas la recomiendo y volvería a consultarla ☺️
Mi primera valoración ha sido impecable. Los detalles son tan claros que es imposible no entender. Los consejos más que útiles y elPlanteamiento va más allá de la farmacología. Sin duda, seguiré trabajando mi sintomatología con ella. Nada mejor que ser escuchado y, más aún, tratado desde la experiencia y no solo desde la teoría.Gracias Lola por tu asesoría
Elena AsensioElena Asensio
05:42 11 Oct 22
Contacté con Lola hace un mes aproximadamente por una dermatitis en manos y, desde el principio, fue sumamente comprensiva y atenta con mi situación. Se ha volcado desde el minuto uno en poder ayudarme y ahora mismo ya tengo mi pauta, bastante completa y detallada. Muchas gracias Lola por tu dedicación en mi caso.
Helena AndreuHelena Andreu
12:16 14 Aug 22
Que afortunada me siento !!!Conocí a Lola a través de una amiga.Hace tres meses me diagnosticaron cáncer de mama . Actúe rápido y contacte con ella , no perdió nada de tiempo en darme todas las indicaciones , de ese modo he podido estar antes de la intervención en tratamiento personalizado , dieta , consejos , aplicaciones en la zona del tumor ....Hace tan solo una semana de la intervención , mi tumor ha salido muy limpio y los ganglios sin infección . Ahora continuo con la dieta y algún cambio que ella considera .Sólo tengo agradecimiento, sigo aquí, no me he sentido antes tan arropada y segura de que estoy en las manos de la mejor profesionalGRACIAS Lola
Cristina HerreruelaCristina Herreruela
20:32 10 Aug 22
Lo mejor que me ha podido pasar ha sido toparme con Lola. Llevaba arrastrando un problema de dermatitis desde hacía bastante tiempo que se había agravado en los últimos 2 años. Estaba desesperada, hundida, irascible y tomando un montón de pastillas para poder "sobrevivir" al picor y al dolor. Desde la primera llamada me sentí super arropada y comprendida y Lola empezó a darme algunos consejos para llevar a cabo. A los pocos días de nuestra primera consulta ya tenía mi plan de alimentación junto con un montón de recomendaciones y consejos super bien explicados, en cuestión de 1 mes he notado un cambio bestial en mi cuerpo,porfin siento que me estoy curando, sin tratamientos de dermatólogos, sin corticoides que era lo único que sabían mandarme. Lola es una gran profesional y la confianza que te transmite desde el principio es brutal, siempre está disponible para cualquier duda,apoyándote y preocupándose de tu evolución, sé que aún me queda camino por recorrer para terminar de sanarme, pero gracias a ella vuelvo a tener calidad de vida,aparte de aprender a llevar unos hábitos saludables. Mil gracias !!!
Paula FabregatPaula Fabregat
19:23 05 Aug 22
Llegué a Lola buscando en Internet. Me dio mucha confianza cuando vi que había dirigido el equipo de nutrición de Sha Wellness Clinic, me parecía increíble poder acceder a los servicios de una profesional que había trabajado en esa clínica tan reputada.Yo tenía erupciones rojas ,como placas, por todo el cuerpo. Me picaban muchísimo, pero no encontraba remedio de ninguna manera. Las cremas contra hongos ayudaban un poco, pero en cuanto tenía estrés volvían a aparecer.Estaba muy cansada porque no dormía bien.Lola preparó un plan exclusivo para mi, con suplementos, plantas y comida.Ella siempre dice que hay que buscar la causa raíz y creo que dio con ella desde el primer momento.Trabajamos por fases, pero la mejora la noté desde el principio, sobre todo en las digestiones. Siempre había tenido mucha hinchazón y molestias y desaparecieron en unos días.Sin duda la recomendaría. Muchas gracias Lola!!!
María SevillaMaría Sevilla
10:47 18 Jul 22
Lola es una profesional excelente, cuyo conocimiento y experiencia en nutrición han supuesto y suponen un aprendizaje y un cambio drástico en mi salud y bienestar físico y hormonal. No puedo estar más agradecida ni sentirme más cómoda en sus manos.
js_loader

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *